Chanel es una de las marcas de moda más conocidas de la actualidad, y ha sido así prácticamente desde que fue fundada por Coco (Gabrielle) Chanel en 1910. Se le puede acreditar a Coco algunos de los diseños más influyentes en la historia de la moda, pero su actual director creativo, Karl Lagerfeld, definitivamente ha hecho de la casa de moda un fenómeno global. Hemos escrito un historia completa de la icónica casa de moda francesa, comenzando con el nacimiento de la pequeña Gabrielle.

Una infancia difícil

Gabrielle Bonheur Chanel nació el 19 de agosto de 1883 en Saumur (Francia) en una familia humilde. Cuando tenía 12 años, su madre murió por bronquitis y su padre mandó a Gabrielle al convento de Aubazine, en el centro de Francia. Allí aprendió a coser con las monjas, y de hecho muchos de sus diseños posteriores se inspiraron en los uniformes y en los accesorios que se usaban allí.

La vida en Aubazine era dura, así que al cumplir 18 años Gabrielle se fue a vivir a una casa católica en Moulins. Como había aprendido a coser en Aubazine, pronto encontró trabajo como costurera en una pequeña tienda del pueblo.

Gabrielle se convierte en Coco

En esa época, Gabrielle solía cantar en un cabaret frecuentado por oficiales de caballería para ganar un dinero extra. Durante este tiempo recibió su apodo “Coco” debido a una de las canciones que cantó en su debut » Qui qu’a vu Coco «, aunque ella misma decía que el nombre venía por alusión a la palabra francesa “cocotte”, que significa mujer de leve moral.

A los 23 años Coco se convirtió en la amante de Etienne Balsan, heredero de una fortuna textil. A partir de este momento el estilo de vida de Chanel mejoró inmensamente y pronto estuvo viviendo una vida lujosa con días dedicados a actividades ecuestres y noches de socialización con Balsan y sus amigos. Balsan satisfizo todos los caprichos de Chanel, pero Chanel tenía mucho tiempo libre así que comenzó a hacer sus propios sombreros ya que no podía encontrar los estilos que prefería. 

Con el amor nació la marca

En 1908, mientras Chanel vivía en Royallieu, conoció al hombre que se convertiría en el «amor de su vida». El capitán Arthur «Boy» Capel era un aristócrata inglés, amigo íntimo de Balsan. Pero Chanel y Capel se habían enamorado tan profundamente que Chanel decidió dejar a Balsan y mudarse a París en un apartamento pagado por Capel.

Fue gracias a Capel que Coco pudo entrar en el mundo de la moda. Después de que Chanel llegó a París, ella quería ganar su propio dinero, como mujer independiente que era. En 1910, se lanzó con la sombrerería y abrió una pequeña tienda, Chanel Modes, ubicada en el número 21 de la rue Cambon. Al principio sus clientes eran conocidos de clase alta, pero su negocio creció cuando la actriz francesa Gabrielle Dorziat usó uno de los sombreros de Chanel en una obra y llamó la atención de las mujeres de moda en París. Esto llevó a Dorziat a usar varios de los sombreros de Chanel en una revista de moda francesa, Les Modes, en 1912. Después de esto, todas las damas de París querían un sombrero Chanel.

 

La expansión de Chanel

Pero la creatividad y el éxito de Chanel sólo acababan de empezar. En un viaje que realizó a Deauville con Capel, Chanel no encontraba ropa cómoda para llevar mientras estaba de turismo, así que decidió usar ropa de Capel. Entre otras de sus prendas, Coco eligió la icónica camiseta de marinero que tanto se asociaría a su imagen.

Chanel causaba sensación allá donde iba y se dio cuenta de la necesidad de las mujeres de tener ropa cómoda y elegante. Así, Chanel decidió desarrollar una línea de vestidos holgados confeccionados con un tejido de punto ligero. De nuevo Capel supo ver el talento de su amante y decidió financiar una tienda para Chanel ubicada en Deauville dónde podría vender fácilmente su nueva línea de moda. El negocio funcionó tan bien que en 1915 Chanel abrió una segunda tienda en Biarritz, con tanto éxito que Chanel pudo pagar el préstamo inicial de Capel.

En 1919, el negocio de la moda de Chanel se había vuelto tan rentable que pudo comprar todo el edificio en 31 rue Cambon, cercano a su ubicación anterior en París. Con esa nueva tienda Chanel estableció el estándar para las futuras tiendas de moda, donde no solo se podían vender vestidos, sino también una amplia variedad de accesorios.

Chanel nº5

Chanel continuó encontrando satisfacción profesional en sus diseños de moda, pero a lo largo de los años seguía buscando formas de expandir su negocio. En 1922 conoció a Pierre Wertheimer, director de la compañía cosmética Bourgeois. Chanel trabajó con el perfumista Ernest Beaux para crear la fórmula química para una fragancia especial: Chanel No. 5. Esta fragancia, que se vendía exclusivamente en las tiendas Chanel, era una combinación de aromas diferentes perfectamente combinados para las nuevas mujeres modernas de los años 20, otro ícono había nacido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *